Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más
Nuevas tecnologías
Conócenos
Noticias OFECUM
Servicios
Boletín Ofecum
Mayores Activos
Buzón de sugerencias
Inicio Vocalías Nuevas Tecnologias

postheadericon Nuevas tecnologías


AULA DE INFORMÁTICA
Curiosamente hace ahora dos años que escribí una reseña en esta Revista desde la “Fábrica de ilusiones” en que se había convertido nuestra entrañable aula de informática.
Ilusiones que se han ido forjando año tras año, en este y en otros espacios físicos, por la aportación de cientos de alumnos y decenas de voluntarios unidos por un afán común: aprender.
No es habitual escribir una reseña sobre nuevas tecnologías, en los términos en que hoy creo que me toca escribirla.
Pero creo que es de justicia dedicar siquiera unas palabras, expresión de un profundo sentimiento, de agradecimiento en momentos de convalecencia.
El pasado nueve de febrero el azar quiso que en este querido rincón de Ofecum, el aula de informática, tuviera lugar un desagradable incidente de salud en esta persona que humildemente escribe estas líneas.informática marzo 2017 1
Mientras tratábamos de poner en orden un pequeño desaguisado informático en el portátil de un buen amigo y socio de OFECUM, se presentó sin haber sido invitado un temido “código ictus” que puso en jaque a toda esa gran familia que afanosa, como siempre, ocupaba la sede de esta querida asociación.
Ya he comentado antes que tal vez no sea este el sitio para hablar de estos temas, cuando todo el mundo espera leer vivencias relacionadas con las nuevas tecnologías. Pero en esta ocasión, y con el respeto que me merecen todos los lectores, no se me vienen otras palabras que las de agradecimiento
a cuantos participaron, como fantásticos samaritanos, en un momento delicado para mí.
No alcanzo a enumerar a todas las personas que ayudaron a encauzar la situación, a llamar a los servicios de emergencia, a colaborar con ellos, incluso a trasladarme al hospital.
¡Qué gran familia!

Quiero agradecer desde estas páginas, que me consta son leídas más allá de los límites de OFECUM, a los servicios del 061, su comprensión, diligencia y eficacia. Y a los servicios de urgencias del PTS.
Hemos vivido unos días complicados, sobre todo mi querida familia (también yo, por qué ocultarlo), familia biológica y familia de adopción.
informática marzo 2017 2Pero de todas las experiencias negativas afloran los valores positivos de esta sociedad, esos valores por los que merece la pena vivir, luchar por la vida, trabajar por los demás, ser voluntario.
A pesar de tantas noticias contradictorias que nos puede llevar al pesimismo, la vida nos ofrece situaciones que nos llenan de esperanza.
Me maravilla la profesionalidad, la empatía, el cariño, la humanidad, de nuestro personal sanitario. Afortunadamente existen Antonios, Juanmas, Nines y otras fantásticas personas y profesionales que no te preguntan tu ideología, tu religión, tu origen étnico o tu estrato social. Sencillamente te atienden, te miman, te cuidan, tratan de que salgas airoso de ese complicado trance.
Ya ves, querido lector, hoy en lugar de hablar de Nuevas Tecnologías (que las aplican a diario en nuestro sistema sanitario) me ha tocado hablar, con todo respeto, de viejos valores, valores de toda la vida, valores que nos hacen sentirnos orgullosos de ser personas.
Hemos pasado unos días complicados, sí, pero los hemos afrontado fortalecidos por tantas y tantas pruebas de amistad, colapsando el móvil de mi mujer, el de mis hijos, y el mío que permanecía mudo.
Tengo ganas de empezar de nuevo, de continuar por donde lo dejé, de seguir recibiendo esa inyección de moral de los que me brindan la oportunidad de ejercer la noble labor de enseñar, de transmitir aquello que he tenido la suerte de aprender y asimilar.
Espero, querido lector, querida lectora, que cuando estés leyendo estas líneas, haya podido normalizar mi situación. Ojalá que vuelva a estar de nuevo en esta fábrica de ilusiones que, en una mañana triste, pareció querer tomar otros derroteros.
Con una Junta Directiva recién estrenada, mis deseos no son otros que los de seguir aportando mi pequeño granito de arena para que las ilusiones de nuestros mayores fluyan felices por cada uno de los rincones de nuestra querida Asociación.
                                                                                                               ¡Gracias y mil veces gracias!
                                                                                                                   Tomás Cañete Escribano
 
Patrocinadores

1Reparnet 480x209

Halcón Viajes

logo Xitin


Colada Perfecta


Destilerias


Ibagar


Ideal House

 General Óptica

Punto moda3

als limpieza

Servigón

 mapfre

Entidades

Fundacio G Educa


LA CAIXA EN NEGRO


logo-once


Plataforma Voluntariado GR

logo-arcadia

Banco Alimentos

Instituciones

logo-junta-de-andalucia

logo ayuntamiento granada

logo-universidad-de-Granada

logo-imserso

Diputacion Granada